Gastro

Un vinito para brindar por la llegada del verano

Marida tus vacaciones con un gran vino riojano y unas riquísimas tapas. ¡Sí, sí! Te hago una propuesta perfecta para los que seguimos currando y queremos huir, aunque sea por un finde, de la rutina y perfecta también para aquellos que os vais de vacaciones.

Todo empieza con una parada estratégica en el hotel restaurante “El Landa”, ya hice referencia a esta parada en la A1 en un post anterior. Te dejo el link si quieres más detalles del sitio

¡Por finnnn! Probamos los famosos huevos de “El Landa” (visitando el post en el que hago referencia al “El Landa” entenderás de lo que hablo) y estaban buenísimo pero, y solo tienen una pega, es que una ración que no es suficiente para llenarte (no llevan patatas ni nada :O :O :O jajaja). Como nos quedamos un poco hambrientos y no queríamos hincharnos a comer, teníamos camino por delante, decidimos completar con unos postres: milhojas y tarta de dos chocolate ¡Qué buenooooo!. La milhojas llevaba encima como una especie de crema catalana que estaba que te mueres de buena, y la tarta también estaba rica pero para mi gusto la Milhojas le gana por goleada 😉

20150804_223345

Dicho esto continuamos nuestro camino hasta Logroño para degustar los manjares de la calle Laurel, en Trip Advisor la ponen por las nubes, y nos apetecía pasar un finde de tapeo y buen vino.

En esta calle cada restaurante es mejor que el anterior, cuidan mucho la calidad de la materia prima. Nosotros nos volvimos locos con unos tomates gigantes que tenían expuestos en una de las barras (luego los vimos en más bares) y pedimos que nos hicieran una ensalada de tomate que acompañamos con una ración de jamón ¡Buenísimo! Además de maridar perfectamente con un buen vinito, tenían sabor a tomate de verdad jajaja.

20150801_145503

Como verás en la foto es una calle estrecha y está plagada de gente, bares, tapas y buen rollo (no es raro encontrar grupitos de despedida de solter@s mezclados entre familias y parejas, cada uno a lo suyo).

20150804_224224

Y aunque la especialidad son las tapas saladas, también podrás encontrar opciones dulces. Nosotros para cerrar nuestra ruta gastro decidimos parar a tomar un postre en el restaurante “Victoria”. Nos tomamos un postre riquísimo: un fondant de chocolate con helado de té verde, y el camarero nos contó que todos sus postres son caseros y que cuidan mucho la calidad de la comida. Así que decidimos buscarlo en Trip Advisor y hablaban genial de este restaurante. Nos lo apuntamos para volver y hacer una cena completa en otra ocasión, ya te contaré 😉 .

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: